Conecta con tu poder

Si yo te dijera que tus experiencias más dolorosas pueden ser grandes bendiciones, probablemente me dirías que estoy loca. Sin embargo, me gustaría compartirte esta frase de Debbie Ford que describe lo que te quiero dar a entender: “Hasta que no descubramos las cosas positivas que hay en los acontecimientos negativos en nuestras vidas, esas experiencias seguirán teniendo control sobre nosotros”.

Mirar una experiencia dolorosa con otros ojos no es nada fácil. Se necesita mucha valentía y nada de resistencia para poder llegar a la aceptación y, una vez que sucede y decidimos transformar la manera en la que vemos esa experiencia, nos conectamos con nuestro poder personal.

En la actualidad se nos hace creer que las posesiones materiales, los estereotipos de belleza y la eterna juventud son sinónimos de poder personal. Sin embargo, el poder real no se encuentra afuera, sino adentro de nosotros mismos.

Las creencias limitantes

Las experiencias dolorosas en nuestra vida nos implantan o nos reafirman creencias y si no somos conscientes de ellas y de cómo nos limitan, dichas creencias comenzarán a sabotearnos. Algunos ejemplos de ellas, son:

-Soy tonto

-no merezco nada

-No soy importante

-Soy incapaz

-No puedo confiar en nadie

-Nadie me acepta

Si descubres que tienes estas creencias o algunas otras que se les parezcan, es necesario revisar de dónde vienen (muchas de ellas, seguramente de experiencias dolorosas); cuestionarlas, replantearlas y formular unas nuevas que te ayuden a conectar con tu poder para lograr tus objetivos y tener una vida más plena.


Pau Ocariz

Coach de vida y empoderamiento de mujeres

comparte lo que piensas