LA IMPERCEPTIBLE LABOR DE LOS HÁBITOS

Es muy común que continuamente busquemos la fórmula secreta para el éxito, sobre todo en términos de que sea lo más rápido y directo posible, un camino corto, como un “atajo” que nos lleve a nuestras metas, sueños y resultados.

“Soñar no cuesta nada”, reza un tradicional dicho que la mayoría de las veces nos hace creer o sobreentender que para lograr lo que queremos no es necesario crear una disciplina, entendiendo que la mayoría, por no decir que todas nuestras metas, requieren de un proceso, donde el camino no necesariamente es corto e implica precios que no todos están dispuestos a pagar.

Pareciera que la disciplina es algo con lo que grandes personalidades que han logrado el éxito han nacido: empresarios, deportistas, artistas, por mencionar algunos, pero la disciplina no es algo con lo que se nace, es un estilo de vida que todos ellos han sabido forjar, crear y sobre todo habitarla, vivirla y disfrutarla.

Para muchos el simple hecho de escuchar el término o la palabra hábitos es sinónimo de rutina, esclavitud y por ende ausencia de libertad.

Todos tenemos hábitos, lo creas o no y más allá de clasificarlos como buenos o malos, son dichos hábitos los que te han llevado a tener los resultados que hoy tienes, sí tus resultados no son más que un indicador de tus hábitos:

  • El dinero que tienes es un indicador de tus hábitos financieros.
  • El peso que tienes es un indicador de tus hábitos de alimentación.
  • Tu conocimiento es un indicador de tus hábitos de estudio.

A través de tus resultados puedes darte cuenta si lo hábitos que tienes te están llevando a donde realmente quieres o por el contario, te están alejando.

El diseñar y establecer nuevos hábitos no te hacen menos libre, por el contrario, en un mediano o largo plazo se convierten en una fuente de libertad, la diferencia principal radica en la calidad de hábitos que tienes.

Es un buen momento para que revises a profundidad tus hábitos y los puedas rediseñar con base a lo que realmente quieres integrar a tu vida, pregúntate: ¿en quién me quiero convertir?, ¿qué tipo de persona quiero construir a través de dichos hábitos?, porque no puedes rediseñarte a través de nuevos hábitos, si tú no estás dispuesto a transformar tus creencias y pensamientos acerca de ti mismo; que el propósito final no sea leer un libro sino convertirte en lector, que no sea bajar de peso sino convertirte en una persona saludable, que no sea tocar un instrumento sino convertirte en músico. Esto solo se logra a través de convertirte en ello, en un ser humano que forja su propia disciplina a través de nuevos hábitos que te transformarán en quien quieres ser.


Soy Alex Rentería Mentor, Coach Personal y Empresarial, me especializo en el rediseño de tu vida a través del desarrollo de nuevos hábitos, liberándote de las creencias que te limitan y te impiden convertirte en quien realmente quieres ser, así como transformar tu grupo de colaboradores en un verdadero equipo, integrado, enfocado en el propósito y en los resultados de tu empresa.

4 Comentarios

Ingresa a la conversación y cuéntanos tu opinión.

Alejandra carrilloresponder
diciembre 11, 2020 at 12:20 pm

Me encantó de verdad ,al ser humano nos alimenta siempre generar cambios y hábitos y romper con ser víctimas . Muy interesante gracias por toda la información

Claudia Gaona Cabreraresponder
diciembre 11, 2020 at 2:26 pm

Gracias por compartir tan viosa información, muy cierto, los hábitos crean nuestra realidad!

Claudia Francoresponder
diciembre 11, 2020 at 4:41 pm

Totalmente cierto, me hiciste reflexionar sobre la forma en la que a veces permitimos dejarnos llevar por las circunstancias y no tener el control de elegir la respuesta que daremos a esas circunstancias.

Marina Anguianoresponder
diciembre 11, 2020 at 9:05 pm

Súper interesante!!! Maravillada con la idea de generar cambios positivos en mi vida.

Deja un comentario